Tiempo de lectura:2 Minutos, 49 Segundos

La Plaça de la Mare de Déu, o Plaza de la Virgen de Valencia, es la plaza de los valencianos por excelencia. Hasta el pasado mes de marzo, la única peatonal de las grandes plazas de la ciudad. Además, es uno de los lugares emblemáticos junto a sus vecinos el Palau de la Generalitat, la Basílica y el Miguelete.

Es el lugar donde confluyen miles de valencianos en la Ofrenda fallera. Heredera del Foro Romano, una fuente alegórica al río Turia preside la plaza. Está realizada en bronce, representa al río Turia rodeado por ocho figuras femeninas desnudas y con el tocado de labradoras valencianas. Éstas simbolizan las ocho grandes acequias de la reconocida huerta valenciana: Quart, Benáger i Faitanar, Tormos, Mestalla, Mislata, Rascaña, Favara y Rovella i Chirivella.

Ofrenda de Valencia en Fallas
Ofrenda a la Virgen durante las Fallas de Valencia en la plaza de la Virgen.

Monumental y repleta de fervor

Precisamente, en esa misma plaza, a unos metros de la fuente, en la puerta de los Apóstoles de la Catedral de Valencia, se reúne el Tribunal de las Aguas. Declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (2008) “por ser testimonio único de una tradición cultural viva: la de la justicia y el gobierno democrático y autogestionario de las aguas por parte de los campesinos”. En efecto, cada jueves este tribunal consuetudinario se reúne en sesión pública para dirimir los conflictos entre los regantes que alimentan sus cosechas con el agua procedente de esas ocho acequias mayores.

La monumentalidad del entorno es incomparable. La Catedral y la Basílica presiden la plaza, formando una de las fachadas de ésta. El Palau de Benicarló -sede de las Cortes Valencianas- a apenas unos metros y el Palau de la Generalitat Valencia, sede del gobierno autonómico, son en otro de los límites de la plaza. En el otro linde se encuentra el Museo del Almudín, e incluso la vista de la parte superior del Miguelete, confieren a la Plaza de la Virgen un carácter único, epicentro de la Ciutat Vella, el barrio histórico de Valencia.

La visita al interior de la Basílica de la Virgen de los Desamparados, para admirar la imagen de la patrona de Valencia, constituye una cita ineludible. El fervor que los valencianos profesan a la Geperudeta (por la chepa al contemplar a su hijo en brazos) es espectacular. Es tradición entre las embarazadas acudir cuando salen de cuentas a dar nueve vueltas alrededor del interior de la Catedral. La vueltas se dan por dentro, por la girola, detrás del Altar Mayor. Buscan la protección de la Virgen del buen parto que tiene allí una capilla.

Kilómetro cero de la ciudad y vida al aire libre de la Plaza de la Virgen de Valencia

Sin embargo, el sol es el gran protagonista de la plaza, que congrega a multitud de personas. Éstas se arremolinan en las terrazas de las diversas cafeterías o sentados en los escalones que la delimitan. Disfrutan de la luz de uno de los mayores espacios abiertos de la ciudad, rincón preferido también por muchas parejas para inmortalizar su boda.

El flujo de gente que pasa por la plaza mezclada con la que disfruta del lugar tomando un helado o un refresco, constituye una de las imágenes más habituales e icónicas de la ciudad. Sin duda, podemos decir que la plaza de la Virgen de Valencia es el kilómetro cero de la ciudad.

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Perfiles en Redes Sociales