Tiempo de lectura:2 Minutos, 26 Segundos

El Mercado de Colón de Valencia presenta dos grandes atractivos: su arquitectura, una de las más emblemáticas del modernismo, y su actividad como espacio gastronómico gourmetEstá situado a espaldas de la calle Colon, arteria comercial que le da nombre y que presenta los alquileres más caros de la ciudad. Se ha convertido en uno de los lugares más exclusivos de Valencia. Visitar el Mercado de Colón de Valencia es una cita con el modernismo gourmet.

Ubicado en el Ensanche, copado por la burguesía a principios del siglo XX, y rodeado de señoriales edificios, se construyó entre 1914 y 1916. Se atendía así la reivindicación de los vecinos , que debían desplazarse a los lejanos Mercado Central o Mercado de Ruzafa para aprovisionar sus despensas.

Este Monumento Nacional diseñado por el arquitecto Francisco Mora, se levanta sobre la antigua fábrica de gas del Marqués de Campo. Participa de la visión modernista de la arquitectura como obra de arte total.

Mora, alumno de Gaudí con quien aprendió en la construcción de la Sagrada Familia, otorga protagonismo a la forja y el hierro, pero también a una profusa decoración. El Mercado de Colón ocupa 3.500 metros cuadrados, distribuidos en tres naves, la central con 18,60 metros de altura.

Nave central Mercado Colón

Las columnas de fundición de hierro, el ladrillo, la cerámica policromada como elemento ornamental en mosaicos y revestimientos, el vidrio, la piedra artificial, utilizada para el programa iconográfico del Mercado, y la carpintería responden a esta concepción modernista.  

Profusa decoración

El interior dispone de 36 columnas de hierro, y sobre la cubierta se alzan dos chimeneas rematadas con formas curvas revestidas de cerámica. Las marquesinas laterales abiertas en forma de Y, recuerdan a una estación de tren. Además de rodear perimetralmente el mercado con mayor ventilación, conceden al lugar un aire industrial. 

La fachada recayente a la calle Jorge Juan recoge una completa iconografía sobre los oficios presentes en el mercado originario, desde la volatería (pavos, patos, gallinas faisanes, ocas) hasta la carnicería (cerdos, vacas, conejos).

También está representada la pescadería (cigalas, anguilas, peces, moluscos), hortalizas (calabazas, pepinos, tomates), y la fruta (higos, limones, albaricoques, vides,, melones, granadas, manzanas, naranjas, peras). Además de caracoles -típicos en la gastronomía valenciana- o flores.

Inaugurado en la Nochebuena de 1916 con gran boato, entró en decadencia, tanto por la jubilación de los comerciantes como por la falta de mantenimiento. Tras su restauración (2003), que recibió el Premio Europa Nostra a la mejor intervención arquitectónica, se ha convertido en un centro impresicinble de restauración y hostelería. 

fachada principal

Rodeado de edificios elegantes. Cercano al viejo cauce del Turia, y separado por la Gran Vía Marqués del Turia de otra mítica zona de ocio de Valencia, Cánovas, se ha consolidado como uno de los lugares más cool y bullicioso de Valencia. En el Mercado de Colón de Valencia se da cita el modernismo gourmet.

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Perfiles en Redes Sociales